Por Convivencia Escolar
Cada vez que nuestro organismo entra en una situación de alerta, de peligro o permanente preocupación una parte de nuestro cerebro libera una hormona que se llama cortisol, está tiene un impacto físico, psicológico y conductual o de comportamiento.

Esto nos puede llevar a experimentar:
- Temblor ocular
- Sensación de ahogo
- Colon irritable
- Migraña
- Cambios en los patrones de sueño
- Irritabilidad
- Ansiedad

Esta última sin duda la hemos experimentado más de alguna vez durante este periodo de cuarentena y que podemos hacer para disminuir la ansiedad.

Una de las formas más efectivas para combatir el estrés, la ansiedad y la depresión es practicar ejercicio con regularidad.
Por otro lado, la amabilidad, el trato cercano, el amor y el cariño aumentan la oxitocina, hormona que baja niveles cortisol.

Romina Maldonado
Asistente de enfermería
Lycée Frédéric Mistral